Hola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncerHola, cáncer

Hola, cáncer

EDITORIAL LUNWERG

Diseño y maquetación del libro de Mario Suárez

Nuestro amigo Mario (con una caja divina de bombas dulces bajo el brazo) llegó a La fábrica de Pepinos con muchas ganas de contarnos su historia con un viejo amigo. Un relato que nació de una noticia inesperada e indeseada, pero que, poco a poco, sirvió para empezar a vivir la vida desde 0. A sentirla de nuevo.

Después de hacer vibrar nuestras emociones con las palabras de Mario, llegó el momento de darle forma a las letras. Y eso, como bien sabéis, es de las cosas que más nos gustan en el mundo mundial. Así que, ni cortos ni perezosos, dimos vida a Mario y al Cáncer. Les presentamos y nos aventuramos a poner color a su historia.

Conscientes de la dificultad de hablar de un tema como el cáncer, optamos por un lenguaje visual que creemos que se adapta al lenguaje del texto. Duro pero tierno, ácido pero optimista. Por eso la ilustración va en una línea “cómico/amorosa”, en la que aportar todavía más cercanía a las palabras.

Ilustraciones de una página más elaboradas, páginas llenas de tipografías hechas a mano y doodles llenos de color. Un trabajo con la mano como directora de orquesta y el color como nota estrella.

 

“HOLA, CÁNCER”

Design and layout of the book by Mario Suárez (Editorial Lunwerg)

Our friend Mario (with a box with sweet bombs under the arm) arrived to the Cucumber fabric with lot´s of desire to tell his story with an old friend. A tale that was born with the unexpected and undesired news, but little by little turned out to be the perfect way to start from the bottom, feeling life again.

After making vibrate our emotions with Mario´s words, arrived the moment to make his words alive to. And that, as well as you know is one of the things that we love the most in the whole wide world, that way we gave birth to the color in this amazing story.

Knowing the difficulties of talking of such a delicate matter like cancer, we chose the visual language that we though was the best way to adapt the verbal language. Hard but tendering, sour but optimistic we arrived to the perfect equilibrium of a “loving comedy” bringing much more proximity to the words.

Illustrations from a much more elaborated page, with hand made typography and color doodles. A hand work as the orchestra lifer with the color as the star note.